Una imagen vale más que mil palabras, un refrán que trasladado al sector eventos se traduciría en: más vale hacer fotos increíbles durante tu evento para enseñar y difundir toda la diversión, sonrisas, éxito, experiencias y momentos especiales que los asistentes vivieron de primera mano. Pero,
¿cómo hacer las mejores fotos y que estas tengan repercusión y sean interesantes para los curiosos?
Sigue estos consejos y conseguirás que las fotos de tu evento hablen por si solas.

Especialización. No todas las fotos, ni todos los fotógrafos son válidos para transmitir el concepto del evento y lo que se cultivó en él. La fotografía de eventos requiere de un profesional que entienda el sector. Es importante que sepa diferenciar entre los diferentes tipos de eventos como por ejemplo los de prensa donde se busca dar cierta imagen, o los eventos internos donde esta característica no es determinante. Comprueba sus referencias en eventos.

La iluminación. Una buena iluminación permite captar fotografías de un evento y crear diferentes ambientes, es fundamental para diseñar y transmitir la atmósfera deseada. Según el fotógrafo Vicenzo Rigogliuso, “las fotografías de un evento tienen que transmitir la atmósfera creada con la luz propia del evento que le dé carácter”, y sigue: “se puede utilizar el flash, pero es más interesante la luz natural”.

Un buen brief. El fotógrafo debe estar informado del evento. Presentarle un buen brief permite que llegue al evento teniendo una idea de lo que se encontrará y de lo que tiene que hacer: escaleta del evento, horarios bien definidos, de qué va el evento y concepto, si es necesario hacer fotos a personas concretas, cambios de horarios o deadline de cuándo se necesitará el material (cuidado: procesar las fotos tarda tiempo y es probable que el fotógrafo solo te pueda hacer una selección muy parcial si necesitas fotos justo al acabar el evento). Sobre todo tu briefing tiene que explicar los tipos de fotos que necesitarás y qué quieres comunicar con ellas: atmósfera, detalles, foto general, momentos más importantes. Piensa en lo que querrás comunicar después y haz tu briefing en consecuencia.

El photocall, el gran protagonista. Ese punto localizado sutilmente es donde puedes controlar a los asistentes y sacarles las mejores fotos. El photocall permite diseñar una foto con los elementos claves para que el resultado sea bueno y ellos queden encantados. ¿Las claves? Ubicarlo en un punto fácil de visualizar y estéticamente bello, asegurar una buena iluminación, evitar cosas interesantes colocadas a contraluz, tener idealmente un fondo de photocall mate, colocar una tarima a varias alturas para los fotógrafos y televisiones, evitar arrugas (cuidar las lonas que se transportan dobladas), tener en cuenta el número de personas para “lanzar el tiro”, evitar iluminar con sombras raras en las caras y en los fondos, entre otras.

Otros elementos que sí importan. A veces detalles tan insignificantes como la botella de agua en una mesa de presidencia, los micros en una ponencia, o durante una proyección no cuidar la intensidad de la luz, parecen inofensivos, pero en realidad son elementos que entorpecen visualmente una foto. Cuidar los detalles puede ser una labor a la cual a priori no damos importancia, pero sí la tiene.

Categorías: FlashSocial

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *